Vicente Álvarez y Rosa Villamarín se quedaron ayer admirados cuando llegaron a la zona noroeste de Guayaquil. Un día antes su hijo, Luis Álvarez, quien fue a buscarlos a Mocache, en Los Ríos, se había embarcado en la estación informal que operaba, en medio del desorden, en el km 13 de la vía a Daule.
Pero esta última imagen cambió. Luis y sus padres ya no se bajaron del carro al apuro. Lo hicieron en la nueva Terminal Terrestre Municipal Pascuales, ubicada en el km 14,5 de la vía a Daule, que se inauguró el 30 de marzo y que entró en operaciones ayer con destino hacia Manabí, los cantones del norte de Guayas y tres cantones de Los Ríos.
“Está todo muy bonito, ya lo inauguramos nosotros”, bromeó Vicente mientras su hijo cargaba bolsos y repetía lo beneficioso que le resultaba la obra por vivir en La Prosperina, donde llevaría a sus padres.
En el primer día de operaciones varios usuarios destacaron el orden, otros mencionaron ciertos retrasos a la hora de embarcarse y algunos pensaron que en la nueva terminal habría salidas a los balnearios.
“Aquí hacemos la cola más tranquila y es más seguro, pero lo que veo es que solo hay una ventanilla para Los Ríos y debería haber más”, comentó María de Mera mientras esperaba comprar boletos para viajar a Quevedo. Ella contó que antes tomaba el bus en el recinto Puente Lucía, pero se demoraba en viajar porque venía lleno y, a veces, iba parada.
Dieciesiete cooperativas iniciaron su atención en ocho boleterías que están identificadas por provincia. Ahí el usuario podía escoger la cooperativa de su preferencia para viajar.
Eduardo Salgado, gerente general de la Fundación Terminal Terrestre de Guayaquil, explicó que la idea de la boletería única en esta terminal es dar más fluidez a la venta de boletos, pero también que sirva como una especie de caja común para las cooperativas. “La terminal terrestre es la que cobra los ingresos por los boletos y los acredita a las cuentas de cada cooperativa en 24 horas”, dijo.
Señaló que los micros que salen llenos de la terminal terrestre de Guayaquil siguen directo su recorrido y aquellos que parten aún con cupos deben llegar a la terminal de Pascuales para recoger a los pasajeros que ya compraron su boleto.
“Los sistemas están conectados… no va a haber problemas de que me quedé sin asiento. Los primeros días son de ajustes y demandas, tal vez de alguna molestia, pero estamos abriendo más boleterías”, dijo.
Explicó que está en estudio la implementación del sistema de Metrovía para que llegue hasta la nueva terminal, por ahora el transporte llega dos cuadras antes. Las líneas urbanas que avanzan a la nueva estación son Piso y Techo, CTP4, CTP3, 143, 120B, 54 y 46.
En dos o tres semanas se instalarán los locales de comida.
“Esta es una obra que levanta la autoestima y el ornato. Van a venir nuevos ingresos a los habitantes de esta zona”, resaltó Salgado.
Fuente: El Universo

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11334