De entre los escombros, a tres días del terremoto, seis personas fueron encontradas y rescatadas con vida esta mañana en la ciudad de Manta.

Tres de las personas fueron rescatadas e la madrugada y las otras tres pasadas las 08:00 de este martes, reportó el noticiero de Ecuavisa. Dos de las últimas rescatadas fueron identificadas como Líder Pincay y Kathy Resabala. La mujer dijo que habían otras cuatro personas más en los escombros.Mientras en los sitios afectados por el movimiento, como Manta, Pedernales, Bahía y Jama, Portoviejo, provincia de Manabí, grupos de apoyo trabajan en el rescate de personas con vida y en la recuperación de cuerpos.

Hasta el momento el número de víctimas mortales por el movimiento de 7,8 grados en la escala de Richter, que tuvo como epicentro Pedernales, llegan a 413.

Ayudados por perros entrenados y potentes retroexcavadoras, los expertos siguen buscando víctimas entre los ladrillos y fierros retorcidos. Las reglas de búsqueda indican que las primeras 72 horas son vitales para encontrar con vida a desaparecidos.

«Mañana (martes) cumplimos tres días, que es lo que se ha establecido, de acuerdo a los protocolos internacionales, para descartar la existencia de seres humanos con vida», dijo la noche del lunes el ministro del Interior, José Serrano, en Pedernales, la más golpeada de las ciudades ecuatorianas.  El lunes, el presidente Rafael Correa recorrió los más de 200 kilómetros de franja costera afectada por el devastador sismo de 7,8 de magnitud y dijo que la reconstrucción llevará años y costará «miles de millones de dólares».

Aunque la dimensión del daño todavía no era clara, el desastre natural probablemente complicará el desempeño económico 2016 de Ecuador, el miembro más pequeño de la OPEP, ya golpeado por el desplome de los precios del crudo.

Las imágenes se repetían a lo largo del litoral: sobre calles en las que se levantaban casas, edificios y hasta hoteles, ahora se apilan toneladas de escombros. Miles volvieron a pasar la noche a la intemperie por temor a que las réplicas, que no dejaban de sucederse, tumbaran sus maltrechos hogares.

«Hay cuerpos aplastados en las edificaciones y, por el olor, es evidente que están muertos», dijo a Reuters el capitán del ejército Marco Borja, en el pequeño poblado turístico de Canoa.  El terremoto que azotó Ecuador la noche del sábado, el más devastador en casi 40 años, también dejaba unos 2.658 heridos y 231 desaparecidos que podrían engrosar la lista de fallecidos.

Fuente:Diario El Universo

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11338