El mandatario brasileño, que se estrenaba en la tribuna de la ONU, ha abordado temas internacionales como las cuestiones palestina y siria, y dejado para el final las referencias al impeachment de Rousseff, apartada del cargo a principios de mes.

Temer —acusado de traidor y golpista, pues era el vicepresidente de Rousseff— ha destacado el “compromiso inquebrantable” de Brasil con la democracia y ha asegurado que el “largo y complejo” proceso de destitución tuvo lugar en “absoluto respeto” al orden constitucional e impulsado por una justicia independiente.

El día anterior, una treintena de manifestantes esperaron al gobernante brasileño frente al hotel donde se iba a hospedar en sus tres días de visita en Nueva York con pancartas que decían: “Fuera Temer” y “Golpe de Estado en Brasil”.

Los inconformes, que hacían sonar pitos y coreaban consignas, forman parte del grupo que se autodenomina «Defensa de la Democracia en Brasil». Prometieron también realizar otros actos similares durante la estancia del mandatario en Nueva York.

 

Fuente: HispanTV