Entró a la sala privada junto al salón plenario. La tarde del martes, tenía que dirigir una sesión con cuatro temas. Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea, conversó con EXPRESO sobre las candidaturas de Alianza PAIS, el nuevo ‘rostro’ de la institución y los ‘tijeretazos’ para ahorrar.

Usted podría ser la compañera de fórmula de Lenín Moreno en las primarias de AP. ¿Tiene una preferencia por él?

No están definidas las candidaturas. La convención nacional mostrará el trabajo de las convenciones provinciales para la construcción del plan de gobierno de 2017. Por ahora, estamos centrados en la agenda legislativa y la reconstrucción. Tengo un afecto muy grande por Lenín. También un cariño especial por Jorge Glas.

Hace casi dos meses la Función Legislativa renovó su estructura administrativa. ¿Por qué?

Por primera vez, hay un orgánico funcional para ordenar y modernizar el trabajo en la Asamblea. Creamos dos secretarías, hicimos un reajuste salarial, con menos gasto corriente. No hemos despedido a nadie. Hemos optimizado los recursos para evidenciar que se puede hacer una buena gestión. También disminuimos el presupuesto y apretado la economía interna.

Pero un vocal del Consejo Administrativo dijo que han salido 13 funcionarios.

Hay cerca de 1.200 funcionarios. No tengo conocimiento de cuántos han sido despedidos o han salido por otras razones. Las vacantes han sido remplazadas.

¿Es verdad que para ejecutar este orgánico funcional necesitan 500 millones del año?

No sé de dónde sacaron esa cifra, no se ha necesitado dinero extra.

Según Compras Públicas, la Asamblea firmó un contrato de 400.000 dólares para productos comunicacionales. ¿Era necesario?

Así es, pero no es novedad. Se incrementará. Tenemos presupuesto asignado para garantizar toda la difusión de leyes y productos de la Asamblea. Esto tiene una lógica: informar al ciudadano.

La Asamblea gasta 45.000 dólares en gasolina para 27 autos. ¿A quiénes están designados esos vehículos?

Aquí no tengo el dato sobre si ese gasto es anual. Los autos son para la presidencia, las vicepresidencias, los vocales del CAL, la administración general, participación ciudadana y para las comisiones.

Usted ha planteado dos paquetes de reformas a la Función Legislativa que han recibido críticas.

Es un pretexto para actualizar y mejorar el funcionamiento de la Asamblea. Una de ellas alude a aclarar la situación de un asambleísta en proceso judicial para suspender su pago administrativo en estos casos.

¿Por qué propone que si un legislador falta el 40 % en un mes puede perder la curul?

Es una pena recurrir a esto. Los asambleístas han abusado mucho del control disciplinario para no estar presentes en la toma de decisiones de la Asamblea. Por eso, el 40 % de faltas al mes hará que pierdan la curul.

Insiste en tener normas más claras.

Hace dos años los legisladores enviaban solicitudes de información como si fueran pasquines. Hoy, en el ámbito de la fiscalización, hay una metodología y procedimientos claros.

Fuente: EXPRESO