Redacción GUAYAQUIL

Una enfermera de la emergencia del hospital «Efrén Jurado López», del IESS, es quien dispone qué persona puede acceder a los galenos de la casa de salud, para alguna revisión.

En el ingreso al área no se ve a ningún paciente y los que esperan ser atendidos lo hacen desde la vereda de enfrente al hospital, por la calle San Martín, en el sur de Guayaquil.

La tarea de la enfermera es preguntar los síntomas al paciente para según ello conocer si coinciden con los del Covid-19, que son prioritarios.

Los que no son por coronavirus deben esperar a que un médico esté libre para poder ser atendido.

«Estamos llenos. La emergencia de apenas 8 camas está al tope de su capacidad porque hay más 20 pacientes», dice la mujer que, incluso, señala que varios de sus colegas y médicos están aislados por haber contraído el virus, evidenciando una marcada falta de personal.

La casa de salud diseñada para atención primaria y preventiva recibe diariamente, desde que comenzó la emergencia, un promedio de 200 a 300 personas, entre pacientes de Covid-19 y otras patologías.
Muertos

Mientras tanto, pese al anuncio del Gobierno de iniciar la recolección de decenas de fallecidos en hospitales y viviendas, aún siguen los reclamos de la gente en demanda de acciones urgentes para el retiro de cadáveres que acumulan hasta 4 días sin ningún tratamiento forense. (DAB)

Fuente: lahora.com.ec