En el Hospital Vicente Corral Moscoso hay 33 camas destinadas a pacientes crónicos de COVID, hace 2 meses ese número de espacios resultaba casi insuficiente para la cantidad de enfermos pero el último fin de semana solo el 27 % estaban ocupadas.

Hasta ayer, el hospital regional atendió a 9 pacientes críticos, una cifra que no había sido tan baja desde hace 6 meses cuando la pandemia empezaba a mostrar su peor cara. “Hay un retroceso” explica Julio Molina, coordinador zonal 6 de Salud.

Las estadísticas en los hospitales de Cuenca y la región lo respaldan. En el ‘Vicente Corral’, a más de la reducción de pacientes críticos, hay una disminución de hospitalizados por COVID que requieren cuidados intermedios; la cifra pasó de 80 a 21.

En la región también hay una contención del virus, tal es así que en el hospital Homero Castanier de Azogues hay 9 de 22 camas ocupadas por pacientes internados en cuidados intermedios de coronavirus, y las unidades UCI tienen solo 3 pacientes.

En el Hospital General de Macas la ocupación de UCI es de un 50 %, y hay cero pacientes de cuidados intermedios por lo que el área destinada a esta enfermedad, con 10 camas disponibles, se encuentra de momento vacía.

En el hospital de Méndez, que también pertenece a la zona 6 y tiene como referencia el hospital de Cuenca, la sala de aislamiento COVID tampoco tiene pacientes.

En Paute la situación se repite, hay cero pacientes internados por coronavirus al igual que en el hospital del cantón Cañar, que tiene la misma cifra de hospitalizados por la pandemia: cero.

La reducción de pacientes críticos de coronavirus en Cuenca hace que la atención vuelva de a poco a la normalidad.

La reducción de pacientes es visible en el hospital regional de Cuenca. Cortesía

Molina explica que, por ejemplo, 7 camas UCI de COVID pasarán a cuidados intensivos regulares para atender otras enfermedades y accidentes de tránsito.

La reducción de hospitalizados en Cuenca va de la mano con la desaceleración de contagios que se registra en la ciudad.

El médico e investigador académico, Bernardo Vega, sostiene que en la última semana se han registrado 15 % menos casos que en la semana inmediata anterior.

Pero a pesar de esto los médicos recuerdan que la pandemia sigue entre nosotros y puede recrudecer entre diciembre y enero, esto debido a las fiestas y aglomeraciones por Navidad y Fin de Año.

Vega recuerda a la ciudadanía que a pesar de la desaceleración de casos, los nuevos contagios por semana no son pocos y alcanzan en promedio los 380 infectados solo en Cuenca.

Además, en los últimos 7 días se registraron 2 muertes por coronavirus más que en la semana anterior.

Los resultados preliminares del estudio serológico de la Coordinación Zonal de Salud dan cuenta de que 2 de cada 10 cuencanos ya pasaron por la COVID, por lo que aún queda un 80 % de posibles víctimas de esta enfermedad, por lo que bajar la guardia no es una opción. (JMM) (I)

Fuente: diariocorreo.com.ec