Actúan como esponjas naturales, absorben y almacenan el exceso de precipitaciones y reducen las inundaciones.
Cada 2 de febrero se celebra el Día Mundial de los Humedales, que según la Convención Ramsar, son diferentes tipos de ecosisitemas que abarcan: “los lagos, los ríos, los acuíferos subterráneos, los pantanos, los pastizales húmedos, las turberas, los oasis, los estuarios, los manglares, los arrecifes coralinos y sitios artificiales como los estanques piscícolas, los arrozales, los reservorios y más».

En Ecuador existen varias clases de estos sistemas naturales; sin embargo, la Convención ha categorizado en tres grandes (Ramsar, 2012): marinos y costeros, continentales y artificiales.

Yaku Parque Museo del Agua indica que, en sí, son vitales para toda la vida sobre la Tierra, protegen y mejoran la calidad del agua, mantienen los flujos de agua durante las épocas de sequía y constituyen los ecosistemas más productivos del mundo comparables con los arrecifes de coral y los bosques tropicales.

Este año, Ramsar ha considerado el tema ‘Humedales para la reducción del riesgo de desastres’, pues estos juegan un importante papel en la disminución del impacto de los fenómenos meteorológicos extremos tales como inundaciones y sequías. Según ONU-Agua, el 90% de los peligros naturales está relacionado con el agua.

Tienen su importancia
De acuerdo con información del Ministerio del Ambiente, los humedales son ecosistemas que se caracterizan por ser diversos y productivos, presentan una gran importancia para la biodiversidad y para el funcionamiento de todos los ecosistemas. Además son áreas significativas en el mundo, puesto que constituyen el hábitat fundamental de muchas especies.

En el mundo la cantidad y la calidad del agua es un motivo de preocupación, así, preservar estos sitios es prioritario porque ofrecen una base sólida para garantizar la protección y la restauración del recurso hídrico, proporcionando suministros seguros, a la vez que se mejora la asignación y la gestión del agua.

Asimismo, el ciclo hidrológico a escalas global y local depende de los humedales, la cubierta terrestre influye en la retención y los flujos de agua, por tanto en la disponibilidad y recarga a niveles superficiales como subterráneos.

Controlan la erosión y el transporte de sedimentos, incrementando la resiliencia de peligros naturales y eventos extremos adaptándose al cambio climático.

Otorgan beneficios

Los humedales ofrecen una serie de servicios beneficiosos para las personas, la sociedad y la economía en general, llamados servicios ecosistémicos, relacionados estrechamente con la seguridad alimentaria, la seguridad laboral (mantenimiento de la pesca, calidad del suelo para la agricultura), la recreación y el turismo, los valores culturales y los espirituales.

Además, son espacios complementarios a infraestructuras artificiales relacionadas con el agua, ofreciendo una gama de servicios y beneficios para la planificación y la gestión de cuencas hidrográficas.

Fuente: La Hora