En la XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada este viernes en Guatemala se aprobó un comunicado especial sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos

La XXVI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que se celebró este viernes en esta ciudad guatemalteca, aprobó un comunicado especial sobre la necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos.

La propuesta de la Isla había recibido el respaldo mayoritario de los cancilleres reunidos el jueves en esta ciudad colonial, como antesala al segmento de alto nivel que se desarrolló este viernes.

El texto hace mención a la aplicación extraterritorial de la llamada Ley Helms-Burton, la cual contempla la internacionalización del bloqueo y la negativa de créditos y ayuda financiera a países y organizaciones que favorezcan o promuevan la cooperación e inversión extranjera en la Mayor de las Antillas.

Por otra parte, los representantes de las 22 naciones iberoamericanas que se dieron cita este viernes hicieron referencia a la migración, uno de los temas que durante estas semanas ha acaparado la atención regional y mundial, debido a la caravana de migrantes que busca llegar a Estados Unidos.

En ese sentido, el presidente de Bolivia, Evo Morales, refirió que «los migrantes no pueden ser considerados ilegales, son seres humanos con derechos. Llamamos a todos los países de Iberoamérica para proteger los derechos de los migrantes».

Jimmy Morales, presidente anfitrión, pidió «consolidarnos como una región próspera. Nos podemos continuar hablando de muros entre fronteras, sino de propuestas de desarrollo para que las personas no se sientan obligadas a migrar y, por el contrario, encuentren oportunidades en sus países de origen».

En tanto, el mandatario saliente mexicano, Enrique Peña Nieto, afirmó que mientras el fenómeno migratorio siga ocurriendo «debemos asumir el compromiso de hacer valer los derechos humanos de todos los migrantes, con independencia de su condición migratoria».

Mientras, el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, habló sobre el cambio climático y la necesidad de priorizar la promoción «de manera ejemplar y ambiciosa para una estrategia de transferencia e intercambios tecnológicos que adelanten la agenda de la adaptación regional» al fenómeno.

También se debatió sobre el aislamiento y la salida de algunos países de diversos organismos multilaterales y mecanismos de cooperación.

«Los ataques a los organismos multilaterales son de gran preocupación, principalmente por los antecedentes históricos», expresó el canciller de España, Josep Borrell, y ejemplificó sus palabras con la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París para el cambio climático. (Redacción Internacional).

Texto: Diario Granma