Los importadores de 27 productos se beneficiarán del ajuste en el cálculo de la base imponible del impuesto a los consumos especiales (ICE).
El pasado 9 de agosto, el Ejecutivo remitió a la Asamblea Nacional el proyecto de Ley Orgánica de Incentivos Tributarios para varios sectores productivos. El artículo tres incluye una modificación a la Ley de Régimen Tributario Interno sobre el ICE de importación.
El documento ya empezó su trámite en la Asamblea, con la comparecencia del director del Servicio de Rentas Internas (SRI), Leonardo Orlando. Está previsto que el Pleno lo debata la próxima semana, luego de que el jueves pasado ya se emitió el informe para primer debate.
Entre los productos que deben pagar ICE para desaduanizarse se hallan cigarrillos, cerveza, alcohol y productos alcohólicos, vehículos, perfumes, cocinas de gas, videojuegos, armas de fuego, focos incandescentes, etc., agrupados en 3 categorías.
Estos pagan diferentes porcentajes de ICE. El SRI explicó que desde diciembre del 2014, el precio ex-aduana, rubro que es utilizado para determinar la base imponible del ICE de productos importados, incluye los costos y gastos de importación, con el valor de los bienes, y también los gastos financieros, administrativos y la utilidad del importador.
Por ello, la propuesta de reforma plantea que el precio ex-aduana incluya únicamente los costos y gastos de importación, incluido el valor de los bienes, en el momento de la desaduanización y ya no los gastos financieros, administrativos y la utilidad.
El cambio no solo facilitará los procesos para el pago del ICE sino que aliviará el gasto en tributos, consideró el tributarista Carlos Licto. En el caso de los licores la baja de los costos de importación sería de un 6%, según Felipe Cordovez, presidente de la Asociación de Importadores de Licores. “Una botella que cuesta USD 100, por ejemplo, podría costar (al público) USD 95.
No es un impacto enorme (…) no es que nos están bajando los impuestos”, dijo. De todas formas, este porcentaje ayuda. Eddy Castillo, titular de la Asociación de Distribuidores de Licores de Quito, espera que de alguna manera se reactive el negocio de los licores importados.

FUENTE: El Comercio