El impuesto a los consumos especiales (ICE) para la telefonía fija y móvil que el Gobierno busca revivir con el proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas representa el 35,52% de todo lo que se espera recaudar con los cambios tributarios.
La norma se discute en estos días en la Comisión de Régimen Económico de la Asamblea.
Según el SRI, con la normativa se recaudarían unos $ 335 millones, pero solo con el 15% a la telefonía de las empresas (no de personas naturales) serían unos $ 126 millones.
José Manuel Casas, presidente de Telefónica (Movistar) en Ecuador, considera que la tecnología y las telecomunicaciones son una palanca para achicar la brecha entre ricos y pobres. “Es dar oportunidades a los menos favorecidos” y por ello tiene poco sentido gravar con el ICE a este tipo de herramientas, agregó.
El ejecutivo, quien dijo estar dispuesto a compartir estos criterios en la Asamblea, explicó que el 25% de los ingresos que reciben las telefónicas proviene de las sociedades grandes, pequeñas y medianas.
La empresa Claro consideró que la ley agravaría la contracción del consumo y encarecería el desarrollo de la actividad económica. También recordó que la Constitución establece que las telecomunicaciones son un servicio público, como el agua; mientras que el ICE (15%) es un impuesto para los bienes y servicios suntuarios.
Ricardo Flor, vicepresidente de la Cámara de la Pequeña Industria, explicó que cualquier tipo de incremento de tributos afecta a los costos de las industrias. Y opinó que estos se trasladarían al consumidor.
En 2008, el Gobierno eliminó el ICE a la telefonía. El argumento del entonces director del SRI, Carlos Marx Carrasco, fue que ese impuesto afectaba al 80% de la población.
En ese tiempo, el impuesto financiaba programas de agua potable, algunas entidades deportivas y la maternidad gratuita, pero se estableció que el Gobierno se haría cargo.
Tras la eliminación del impuesto, el número de líneas activas celulares pasó de 11,62 millones en 2008 a 13,92 millones a febrero de 2016. Sin embargo, en el intermedio, en 2014, se llegó hasta 17,60 millones de líneas. Por lo cual desde 2014 a la fecha se detecta una baja.
Fuente : El Universo