Independiente del Valle derrotó este jueves 1-0 al paraguayo Olimpia, dirigido por el uruguayo Pablo Repetto, en el partido de ida de la segunda fase de la Copa Libertadores 2017, disputado en Sangolquí.

En el 36, el defensa Juan Segovia disparó a media vuelta una pelota que había quedado suelta en el área y que entró al arco paraguayo de Librado Azcona, desviada por la pierna de un defensor.

La revancha se jugará en Asunción el próximo jueves. El ganador de la serie se enfrentará en la tercera fase al vencedor entre el brasileño Botafogo y el chileno Colo Colo. El conjunto carioca se adelantó el miércoles 2-1 en la ida en su casa.

La primera parte fue muy pareja, con varias ocasiones de gol de ambos equipos, con varios avisos del Olimpia, cuyo entrenador, el uruguayo Pablo Repetto, llevó el año pasado al Independiente a la final de la máxima competición continental.

Pero después del gol fortuito de Segovia, los paraguayos se vinieron abajo y terminaron arrinconados por los Rayados del Valle, que buscaban un gol que les diera tranquilidad de cara al partido de vuelta.

En el segundo tiempo, los guaraníes saltaron al césped sin cambios tácticos pero con un nuevo ímpetu, y pronto dispusieron de varias oportunidades, aunque ninguna de ellas supuso mayor peligro para el arco local.

Ese nuevo carácter ofensivo de los visitantes le abrió espacios al Independiente, que comenzó a hacerse con el juego poco a poco y a advertir el arco de Azcona.

En el 61, el arquero paraguayo se libró del que podría haber sido el segundo gol local en la que fue la mejor jugada del partido, un disparo que salió desviado tras una gran pared dentro del área.

Consciente de que el tiempo corría en su contra y con la idea de dar un golpe de timón al partido, Repetto sacó a la cancha al veterano delantero Roque Santa Cruz, que no dio lo que se podía esperar de él, y al también artillero Pablo Mouche, en sustitución del defensa César Benítez.

Pero nada resultó, y los paraguayos terminaron mostrando una versión pobre, sin virtudes ni ideas ofensivas, y tratando de defender el marcador, como un mal menor.

El Independiente cambió al punta Michel Estrada, que defraudó en su actuación, y dio entrada a Jackson Pita, con la intención de sentenciar.

Ya en el tiempo añadido, una rapidísima internada de Janner Corozo, que había entrado en el segundo tiempo, a punto estuvo de terminar en gol.

Fuente. El Universo.

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 403