Granos secos y agua es lo que llevará este fin de semana la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) para ayudar a los damnificados del terremoto.

Los dirigentes de esta organización indicaron ayer, sin embargo, que no acudirán a los centros urbanos, como Pedernales o Manta con estos insumos, sino a aquellas comunidades donde aseguraron que hasta el momento no llegan las donaciones.  Carlos Pérez Guartambel, uno de los líderes, mencionó que en recintos ubicados en la ribera del río Chachi, como Boca de Pescado y Salvador, si bien no hay víctimas que lamentar, hay moradores que no tienen donde vivir porque sus casas resultaron cuarteadas por el terremoto.“Este rato nos han dicho que están viviendo en tablas cubiertas con plástico, entonces ellos solicitan carpas, colchones, materiales de construcción, herramientas y estamos, conjuntamente la Conaie y la Ecuarunari, formando unas brigadas para en minga apoyarles”, expresó.

Solo en las comunidades campesinas de Esmeraldas se tiene un reporte de que 136 casas se cayeron producto del terremoto. Estas estaban ubicadas en 15 recintos del cantón Muisne, según apuntó Jorge Herrera, presidente de la Conaie.  De allí que el domingo acudirán a esos sectores para hacer la entrega de ayuda de manera directa, entre la que se incluirá prendas de vestir y mil galones de agua que serán envasados en el sector de Quinsacocha, Azuay.

Fuente: Diario La Hora.