Un plazo de 15 días dio ayer la Ecuarunari para que la Secretaría Nacional del Agua (Senagua) “corrija” un instructivo que, según indicaron, amenaza con “aniquilar” a más de 8.000 sistemas comunitarios de riego en el país.

Si no lo hace, Carlos Pérez Guartambel, presidente de esta organización indígena, manifestó que no tendrán otra alternativa que “volver a las carreteras” y habló de un levantamiento de sus bases.

Entre otros temas, no están de acuerdo con que ese reglamento señale que para reconocer a un sistema comunitario de riego (o junta) tienen que haber mínimo 100 usuarios o, caso contrario, se los obligue a unirse con los vecinos de otras vertientes.

“Hay un intento de controlar y manejar las fuentes de agua”, apuntó Mentor Sánchez, otro dirigente.

Mauricio Proaño, asambleísta de PAIS, subrayó que la Ley de Agua reconoce estos sistemas del líquido vital. Sin embargo, reconoció que algún funcionario de la Senagua “que no sabía cómo funcionan las juntas o qué tamaño tienen” elaboró ese instructivo que genera el rechazo de los indígenas y sobre el cual la próxima semana pedirá explicaciones.

Fuente: LA HORA

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 609