El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha designado a su yerno Jared Kushner para supervisar el proyecto para construir el polémico muro en frontera con México.

Según ha informado este martes el diario estadounidense The Washington Post, citando fuentes cercanas a la Casa Blanca, Kushner fue nombrado el administrador de facto del mencionado proyecto para materializar el sueño de Trump de construir el muro en la frontera sureña de EE.UU.

La edificación del muro fue una de las promesas estrella del mandatario norteamericano en la campaña electoral de 2016 y una de las iniciativas que todavía mantiene en pie de cara a las elecciones presidenciales del año 2020.

Conforme a las aludidas fuentes, que pidieron permanecer en el anonimato, Kushner convoca dos veces por semana a los funcionarios estadounidenses encargados del tema en la Casa Blanca para controlar los avances del muro, incluyendo el tema de los contratistas y las inversiones en el proyecto, al mismo tiempo que presenta las ideas del presidente estadounidense para erigir la controvertida barrera fronteriza.

El rotativo estadounidense ha destacado, no obstante, que el principal objetivo de esta designación es presionar aún más a la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) y al Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense para que se aceleren los trámites de apropiación de terrenos privados, necesarios para acabar con unos 720 km del muro para “finales del próximo año”.

«El punto es lograr que se construya el mayor tramo posible el próximo año, de modo que el presidente pueda decir ante una oposición intensa, casi demente, que ha logrado un avance razonable”, ha indicado Mark Krikorian, director del Centro para Estudios Migratorios de EE.UU., sobre el plan del presidente de EE.UU., Donald Trump, para construir un muro en la frontera con México.

Se mofan de Trump por prometer un muro en un estado no fronterizo | HISPANTV

Trump trata de frenar a toda costa el flujo de migrantes indocumentados que viajan rumbo a EE.UU., ya sea erigiendo un muro fronterizo de un total 3200 km o con otro tipo de medidas, entre ellas la militarización de la frontera con México o separando a los padres de sus hijos ya en suelo estadounidense.

“El punto es lograr que se construya el mayor tramo posible el próximo año, de modo que el presidente pueda decir ante una oposición intensa, casi demente, que ha logrado un avance razonable”, ha indicado Mark Krikorian, director del Centro para Estudios Migratorios de EE.UU., citado por The Washington Post.

La iniciativa de levantar una barrera física fronteriza, según resaltan distintos analistas, no resuelve ni el tráfico de drogas ni la inmigración ni ninguno de los problemas de los que el presidente estadounidense promete resolver con su muro.

Fuente: hispantv.com

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10932