El expresidente catalán Artur Mas (2010-2016) es condenado a una inhabilitación de dos años por celebrar la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha dictaminado este lunes una pena muy inferior a la requerida por la fiscalía, que era de diez años de inhabilitación para el ejercicio de cargos electos. Mas también tendrá que pagar una multa de 36.500 euros.

El TSJC ha condenado además a la exvicepresidenta Joana Ortega a un año y nueve meses de inhabilitación y a la exconsejera de Enseñanza Irene Rigau a un año y seis meses.

El juicio contra el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Ortega y Rigau comenzó el 6 de febrero pasado, en el que los mencionados funcionarios eran juzgados por presuntos delitos de desobediencia grave y prevaricación por organizar la consulta del 9 de noviembre de 2014, una acción sin efectos jurídicos sobre la independencia de Cataluña.

El actual presidente catalán, Carles Puigdemont, ha reaccionado de inmediato al fallo, censurando la decisión, mientras ha resaltado el anuncio de la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, sobre la convocatoria de un nuevo referendo de independencia del Reino Unido, después de la infructuosa consulta de 2014.

“¡Qué error! Qué diferencia con las democracias consolidadas y saludables”, ha tuiteado Puigdemont.

Igualmente, Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, por sus siglas en catalán), ha arremetido contra la sentencia y la ha calificado de “indigna y antidemocrática”.