La “niña de los ojos” del restaurante El Jardín es el caldo de bola, un plato típico mestizo que combina el verde, introducido desde el continente asiático; las pasas, que llegaron con los españoles en el tiempo de la colonia, y el maní, de África.

A esto se le suman costilla de res y productos nativos americanos, como la yuca y el choclo, para preparar esta delicia.

María Fernanda Cepeda, licenciada en Gastronomía y administradora del local, recuerda los orígenes de esta receta que antes solo se servía con la bola de verde vacía, y luego le agregaron un relleno.

La receta ha pasado en su familia por varias generaciones desde su bisabuela (Ester Zambrano) hasta su madre (Marianita de Jesús Navarrete), cada una de ellas la han seguido y enseñado a sus hijos.

El secreto culinario para un buen caldo de bola está en la preparación de la bola con la mitad del verde cocinado y la otra mitad rallado. Así, según la chef, tendrá la consistencia ideal, y se la rellena con carne, huevo, pasas, maní y achiote.

Pero Cepeda quiso ir más allá al crear e innovar sabores, colores y texturas para sorprender a los paladares. La joven de 29 años empezó con la combinación de otros ingredientes hace unos meses. Luego de una degustación con diez chefs y cocineros de varios restaurantes, fueron seleccionados tres platos, todos elaborados con variedad de mariscos y la base del típico caldo.

El denominado marinero tiene el caldo cocinado con almejas y mejillones y el relleno de la bola contiene camarón, calamar y pescado picudo; el mar y tierra, con un caldo que tiene pescado, calamares y camarón, y el relleno de carne, pasa, maní y huevo; y el de camarón, que tanto el relleno como el caldo contiene este marisco, más choclo y yuca en el líquido. Todos llevan maní.

Estos platos los pondrá a degustación de sus clientes en el primer festival de caldos de bola que realiza en el restaurante, ubicado en Venezuela y Chimborazo, por tres días, desde hoy y hasta el domingo, de 10:30 a 15:30.

Los comensales que acudan en familia y pidan las variedades durante estos días llenarán una encuesta para elegir su plato favorito.

La próxima semana se hará la tabulación y con los resultados elegirán al plato ganador, el cual se sumará al menú del establecimiento para ofrecerlo diariamente junto con el clásico caldo de bola, asegura la chef guayaquileña.

Festival
Precios. El caldo de bola clásico cuesta $ 3,50; el mar y tierra y el de camarón, $ 5; y el marinero, $ 6. En el restaurante, que tiene 32 años en el negocio, también se ofrecen desayunos, almuerzos y platos a la carta, como el arroz con puré y carne apanada. (I)

El Universo