La Policía Nacional investiga la tentativa de asalto a una sucursal de BanEcuador este viernes en el cantón de Naranjal, provincia de Guayas, en la que se emplearon supuestos chalecos bomba y dos trabajadores de la entidad bancaria fueron tomados como rehenes.

El suceso se inició por la mañana y las fuerzas de seguridad pudieron controlar la situación sin que se hayan producido víctimas o se concretara el robo de dinero en esa sucursal.
Así lo explicó la Fiscalía General del Estado en un comunicado que describe que los sospechosos presuntamente habrían interceptado a la jefa operativa del Banco y a un guardia de seguridad en el cantón de Milagro en el litoral ecuatoriano y, de ahí, habrían sido bajo extorsión trasladados en vehículo hasta el Naranjal.
«En el trayecto, los delincuentes colocaron a ambas personas chalecos presuntamente con explosivos y -bajo amenazas de activarlos- les dieron instrucciones de ingresar a la entidad financiera para que retiraran el dinero existente en las bóvedas, mientras los monitoreaban vía teléfono celular», detalló la Fiscalía.
El comunicado prosigue describiendo que cuando los empleados entraron ataviados con los chalecos al banco, otro empleado «activó el botón del pánico» que avisó a la Policía, que se presentó en el lugar de los hechos inmediatamente, aunque los asaltantes habían huido.
El ministro de Gobierno subrogante, el general retirado Patricio Pazmiño Castillo, explicó que la Policía retiró y aisló los chalecos que supuestamente contenían explosivos, extremo que aún está por analizarse después de que fueran detonados por artificieros de manera controlada.
También aclaró en una rueda de prensa ofrecida conjuntamente por autoridades policiales y del banco que, «no se efectuó ningún asalto y tampoco existió un secuestro» de los dos trabajadores del banco.
Y apuntó que otra línea de investigación apunta a que podría haberse tratado de un acto para «generar más conmoción que el mismo hecho de tratar de cometer un delito».
La fiscal provincial de Guayas y Galápagos, Yanina Villagómez, explicó que «se dispuso la apertura de una investigación para dar con el paradero de los presuntos autores de este hecho y que las víctimas reciban atención médica y psicológica».
Precisó que el levantamiento de indicios se realiza de manera conjunta entre la Policía Judicial y la Criminalística. EFE
Fuente: eldiario.ec
Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 10764