Tras un fuerte ruido, un vecino de un condominio esquinero ubicado en la ciudadela La Garzota salió al patio y vio a Leonardo Mena Pita, de 25 años, boca abajo, inconsciente.

El joven alquilaba un departamento en el último piso desde hace algunos meses, era estudiante de Medicina en la Universidad de Guayaquil y supuestamente habría sido lanzado por la ventana tras una pelea con dos sujetos que llegaron a comprarle mercadería. Ocurrió la tarde del martes.

“Ya llegamos a la ciudadela, veo a mi hijo sangrando sin signos vitales, estaba la policía y en el departamento de él estaban dos tipos, uno es un supuesto conocido”, dijo Édgar Mena, padre del fallecido, quien detalló que en el departamento había una botella, vasos rotos, manchas de sangre y una silla junto a la ventana de donde cayó su hijo.

Uno de los implicados en la muerte era compañero de la facultad de Leonardo; el otro, un conocido de este. Fueron aprehendidos por policías cuando aún permanecían en el departamento de la víctima, pues los vecinos alertaron rápidamente al ECU911.

Se trata de Oswaldo Steven F. y Leonel Eduardo E. Ellos habrían estado libando con Mena antes de que este cayera por la ventana al corredor del condominio familiar.

Allegados al estudiante creen que se trató de un intento de robo y que ya habría sido todo planeado. Aseguran que el cuerpo del joven tiene moretones en el rostro y brazos y creen que él intentó defenderse de los dos hombres.

Según el parte de la aprehensión, cuando Oswaldo vio a los policías se desesperó e intentó huir, mientras que Leonel se mostró dispuesto a colaborar con los uniformados.

Los sospechosos fueron llevados hasta la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía del Cuartel Modelo. Ahí, tras dar su versión al fiscal, a ellos se les realizó la audiencia de flagrancia por el confuso hecho.

Oswaldo F., el compañero y amigo del estudiante fallecido, recibió la orden de prisión preventiva, pues se dijo que existiría riesgo de fuga, y fue trasladado a la Penitenciaría.

Leonel E., en cambio, recibió medidas sustitutivas y deberá presentarse una vez por semana ante el fiscal encargado de la investigación y no puede abandonar el país. Además, el juez dispuso que se le coloque un dispositivo electrónico de vigilancia en el tobillo.

La familia de Leonardo se mostró muy dolida e indignada por lo que ellos consideran un crimen. Al velatorio del universitario acudieron los amigos más cercanos y familiares.

Ellos piden que se investigue el caso y descartan que Mena se haya suicidado como insinuaba el defensor de uno de los procesados tras la audiencia.

Le había llegado su mercadería y estaba feliz vendiendo, además ya iba a retomar sus estudios, dijo uno de sus familiares durante el velatorio del joven que fue sepultado el jueves en un cementerio local.

Fuente:https://www.diariocorreo.com.ec