Uno de los cantones que se ha visto más afectados por la fuerte lluvia del último sábado es Quevedo, donde se contabilizan más de 200 familias con viviendas afectadas.
En algunas viviendas, los enseres y electrodomésticos quedaron bajo el agua, mientras que en otras que resultaron más perjudicadas, los deslizamientos de tierra fueron la causa.
En la parroquia Viva Alfaro dos casas cercanas fueron destruidas por el derrumbamiento, llevándose lo que encontraron a su paso, por lo que las familias se encuentran en casas acogientes y otras dos en el albergue temporal en la unidad educativa réplica Nicolás Infante Díaz.
Elena Villamar, quien habita en la calle Inca y la 36, solicitó ayuda a las autoridades porque perdió su casa y todo lo que había conseguido con esfuerzo.
Wilson Pérez, coordinador de la Unidad Cantonal de Gestión de Riesgo, indicó que el informe sería presentado al presidente del Comité de Operaciones de Emergencias (COE), para que disponga lo que se tenga que hacer.
De acuerdo con el reporte de las más de 200 familias con viviendas afectadas, nueve resultaron con problemas mayores en tres parroquias urbanas de Quevedo.

Fuente : Diario La Hora