El ministro de Petróleo de Irán, Biyan Namdar Zangane, denuncia que Estados Unidos usa al crudo como un arma contra la República Islámica.

“Es malo usar el petróleo y gas como un arma contra nosotros y creemos que estos no son armas (…) son materias primas que deben usarse para el bienestar de las personas, los productores y los consumidores”, ha afirmado Zangane en una reunión del foro internacional Semana de la Energía Rusia 2019 celebrada en Moscú (capital rusa).

Según el ministro persa, EE.UU. durante el último año ha usado todos sus instrumentos en la guerra económica contra la República Islámica, que está luchando contra la campaña de presiones del país norteamericano, cuyas sanciones antiraníes son “ilegales”.

“Estamos haciendo todo lo posible para salir de esta situación (…) EE.UU. no puede influir en el proceso de producción de gas de Irán”, ha dicho para luego agregar que el país persa ha aumentado la producción y exportación del gas durante el último año.

Hasta finales de 2020, la producción de gas en el yacimiento de gas Pars del Sur, en la provincia sureña de Bushehr, será de 2 mil millones de pies cúbicos por día, ha sostenido Zangane.

“En el campo de las exportaciones de gas, nos hemos centrado en exportar gas a nuestros vecinos”, ha señalado expresando su esperanza de que tras la reducción de las sanciones y problemas regionales, el sur del Golfo Pérsico se convierta en una de las mejores regiones para la exportación del gas iraní.

Al mismo tiempo, ha indicado que las sanciones de EE.UU. incluyen varios campos y Washington no tiene otro medio que imponer embargos a Teherán con la intención de presionar al país persa y su nación.

El sector energético de Irán, al igual que muchos otros sectores económicos del país persa, volvió a ser blanco de los embargos unilaterales norteamericanos después de que Washington abandonara el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), nombre oficial del acuerdo nuclear suscrito en 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1 —entonces formado por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—.

Sin embargo, Irán —uno de los grandes productores y exportadores del crudo, difícil de ignorar— ha desestimado reiteradas veces que las sanciones estadounidenses hayan paralizado la capacidad para suministrar petróleo a sus clientes y asegura que continuará vendiendo el hidrocarburo pese a las presiones de EE.UU.

Fuente: Hispantv.com

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11333