A pesar de algunos avances en el campo de los derechos humanos, especialmente en lo estructural y conceptual, el respeto a los derechos humanos a nivel internacional se enfrenta con nuevos desafíos”, dijo el martes el vicecanciller iraní para Asuntos Jurídicos e Internacionales, Seyed Abás Araqchi.

Hablando en una reunión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDHNU) celebrada en Ginebra, el alto funcionario iraní apuntó a la aparición de los grupos ultraviolentos en diferentes partes del mundo, en particular los extremistas takfiríes en Oriente Medio y las bandas que promueven la islamofobia y xenofobia en el Occidente, como los desafíos más importantes en este campo.

A pesar de algunos avances en el campo de los derechos humanos, especialmente en lo estructural y conceptual, el respeto a los derechos humanos a nivel internacional se enfrenta con nuevos desafíos”, dijo el vicecanciller iraní para Asuntos Jurídicos e Internacionales, Seyed Abás Araqchi.

Por lo tanto, Araqchi hizo hincapié en la necesidad de eliminar la ideología takfrirí que a través de un lavado de cerebro a los jóvenes los obliga a cometer crímenes y actos de terrorismo. Además dijo que resulta imprescindible poner fin a los apoyos ideológicos, financieros y militares a los grupos terroristas entre ellos el EIIL (Daesh, en árabe), así como acabar con esa actitud de marginar e insultar a las religiones, en particular al Islam.

Al subrayar que la República Islámica siempre ha cooperado con los mecanismos de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), calificó de sin fundamento e inaceptable la aprobación de la resolución sobre la situación de DDHH en Irán.