El delantero completó la sesión de posesiones cortas pero la carga de trabajo le hizo recaer de su lesión de tobillo.

 

José Angulo, el goleador de Independiente del Valle, estuvo durante el entrenamiento y reconocimiento de la cancha del Atanacio Girardot en Medellin, Colombia.

El jugador que está en boca de todos, acapara toda la atención mediática en las horas previas a la gran final de la Copa Libertadores, que se tránmistirá esta noche entre el conjunto ecuatoriano y el Atlético Nacional.

A pesar de completar el entrenamiento del martes 26 de julio, su situación cambia cada hora. Al inicio de la semana el jugador confirmó su participación, al igual que los médicos del club, a Diario Extra. Sin embargo, Pablo Repetto dejó en duda su participación y cambió el panorama en la rueda de prensa que sostuvo ese mismo día.

El jugador se desplazó con sus compañeros sobre las 18:00 horas de este martes hacia el estadio Atanasio Girardot con aparente normalidad.

En la cancha, el delantero se colocó una venda compresora para mantener firme su tobillo izquierdo y saltó al césped como uno más. Realizó los ejercicios de calentamiento, bromeó con Arturo Mina y no tuvo problemas para entrar en el grupo para llevar a cabo unos juegos de posesión en espacios reducidos.

También se observó al jugador prácticar con ambas piernas pero se diferenció la falta de presión de sus compañeros para no recibir un impacto que no le permitiera estar en la gran final.

Las complicaciones se informaron a su llegada al hotel. Ya en frío, su tobillo quedó afectado y tuvo que entrar al hotel San Fernando Plaza ayudado por los médicos, con bolsas de hielo rodeando su tobillo y con una severa cojera. Así, a estas horas de nuevo su posición está descartada.

Angulo está afectado de un esguince de grado 2 que necesita al menos 15 días de reposo.

En apenas unas horas saldremos de dudas al conocer la alineación oficial de Pablo Repetto, pero las dudas quedan en esa recaída del delantero.

 

Fuente: Expreso