Ya no se pedirá información a las autoridades a través de la titular del Legislativo. Multa de hasta el 60 % del salario para los legisladores que falten a sesiones

Cambios para la Función Legislativa. La Asamblea ajustará su traje para administrar, quitar o sumar las piezas que todavía no encajan bien en su engranaje.

Estas van desde la fiscalización a la destitución por ausencias y la pérdida de la calidad de presidente de una comisión hasta el derecho a vacaciones y licencia. También se incluye el seguimiento a las declaratorias de interés nacional y el procedimiento para la consulta prelegislativa, entre otras.

Para la oposición, estas modificaciones esconden un as debajo de la manga y buscan debilitar a la presidencia de la Asamblea para dar más poder al Consejo de Administración Legislativa (CAL). “El oficialismo sabe que no tendrá mayoría en las próximas elecciones y apunta al CAL”, dijo a EXPRESO el legislador independiente y miembro de la Comisión de Participación Ciudadana, encargada de elaborar el informe, Luis Tapia.

FISCALIZACIÓN.

1. El primer tema, que ha sido una sorpresa para los opositores, es la fiscalización. Ya no habrá la necesidad de pasar por la titular de la Asamblea para solicitar información a un ministro o institución. El legislador lo hará de manera directa; sin embargo, deberá anotar su pedido en el Registro de Peticiones.

También se plantea reducir los plazos de respuesta: los servidores tendrán 10 días para contestar a los asambleístas. Si no lo hacen, el CAL podrá notificar a una de las comisiones especializadas para el proceso de fiscalización, dice el proyecto de reforma. Además, la propuesta transforma la Comisión Ocasional de Fiscalización en una mesa permanente.

DESTITUCIÓN.

2. Las faltas injustificadas al trabajo parlamentario serán sancionadas. Si un legislador registra el 40 % de inasistencias durante un mes, pagará una multa hasta del 60 % de la remuneración mensual. En caso de reincidencia, la sanción podría llegar la suspensión temporal o la pérdida de la curul en la Asamblea.

De aprobarse, los legisladores crearían una nueva causal de destitución que no está contemplada en la Constitución. Según Tapia, su propia Comisión sufre este problema, pues oficialistas se ‘echan la pera’ y no dan quórum. “Alberto Arias y José Zapata, ambos sindicalistas del volante, casi nunca van a las sesiones ni al pleno”, se quejó.

El Observatorio Legislativo, una organización no gubernamental, confirma que Zapata es el asambleísta que más veces se excusó, con 108 en 381 votaciones plenarias, entre el 14 de mayo de 2013 al 14 de mayo de 2016.

LEGISLADOR DETENIDO.

3. El proyecto elimina el “vacío legal” cuando un asambleísta ha sido detenido, como la oficialista, Esperanza Galván, por ejemplo, quien recibió su salario aún en ausencia de sus funciones. Para estos casos, pero con la notificación judicial, se lo reemplazará por su alterno. Este recibirá en forma proporcional todos los beneficios de los asambleístas principales.

Si el legislador detenido tiene una sentencia condenatoria ejecutoriada, será cesado de su cargo, señala el proyecto. Este es un tema polémico porque la Asamblea dio un tratamiento distinto al caso de Cléver Jiménez, de Pachakutik.

UNIDAD LEGISLATIVA.

4. Se fortalece la Unidad Técnica Legislativa, que en la actualidad se ocupa de leer los proyectos y hacer correcciones de estilo y género. Esta dependerá de la Secretaría General y elaborará un informe no vinculante para el CAL. Este determinará si un proyecto de ley cumple o no con los requisitos establecidos en la Constitución.

Fuente: Expreso