IBARRA.- La movilidad en las calles se asemejó mucho a la de los días antes de la llegada de la pandemia y la imposición de medidas de confinamiento y distanciamiento social.

A las avenidas principales de la capital imbabureña volvieron las filas de vehículos, en ciertas horas ‘pico’. El retorno del transporte urbano y de un mayor número de taxis también fue parte de la Ibarra en semáforo amarillo.

En las entidades públicas que reanudaron desde ayer sus servicios también se volvió a ver las filas de personas esperando ser atendidas. Por ejemplo, en las veredas de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), cercanas al Redondel de la Madre, desde las 08:00 los usuarios comenzaron a llegar para cumplir con ciertos trámites. En menos de 15 minutos, al menos 10 ciudadanos, con sus mascarillas e intentando mantener la distancia, ya formaban una columna que giraba el local esquinero de la entidad.

En el centro de la urbe, las instalaciones de CNT mostraron, casi desde la misma hora, largas filas que completaron la cuadra de la calle Rocafuerte. Uno de los guardias mencionó, sin ser una voz oficial de la entidad, que la columna sale del edificio porque se está manteniendo el distanciamiento de dos metros entre cada cliente.

Uno de los usuarios, Fredy Proaño, dijo que acudió a “igualarse” con los pagos que no pudo realizar en medio de la pandemia. “No nos cortaron los servicios, pero tampoco tuve cómo salir a pagar en los días de confinamiento”.
Buses

La presencia de los buses de dos cooperativas urbanas (28 de Septiembre y San Miguel de Ibarra) y dos interparroquiales (Campesinor y La Esperanza), fue parte de la novedad en el primer día de Ibarra en amarillo.

En las paradas, la afluencia de personas era evidente, donde el porcentaje variaba de acuerdo a la hora del día. Desde la Empresa Pública de Movilidad (EPM) se explicó que el 100% de buses estaban operando, precisamente con el afán de tener a todos los pasajeros sentados.

Más del 50% de casos de coronavirus en Imbabura, según el reporte del COE Nacional, fueron detectados en Ibarra.“Si nosotros tenemos mayor cantidad de frecuencias, vamos a garantizar que no se llenen los buses, haciendo que se respete lo que dice el COE Nacional, sobre el 50% del aforo, que se traduce en todos sentados”, dijo Juan Manuel Mantilla, gerente general de la EPM.

Andrea Scacco, alcaldesa de la ciudad, mencionó que hoy se reunirán con la comisión respectiva para analizar el primer día de semáforo amarillo. “Si es que tenemos que suspender rutas, que ampliar rutas, que hacer algún cambio drástico, pues lo haremos, porque además el Comité Médico se declara en sesión permanente y ya no tendremos que evaluar los jueves, sino que será a diario”.
Comercio

Alrededor de 2.000 locales, según dijo Scacco, cumplieron el proceso de aval municipal para poder funcionar desde ayer, nuevamente. Unos 100 inspectores recorrieron los negocios, para verificar que se cumpla con las normativas expuestas en una ordenanza municipal, aprobada a mediados de mes, que regula el tema de bioseguridad en toda la ciudad.

“Semáforo amarillo pide tener mayor restricciones y mayor cuidado que el semáforo rojo”, dijo Scacco, en una de sus comparecencias públicas, la semana pasada.

El COE Nacional, hasta ayer en la mañana, registró 220 contagios de Covid-19 en Imbabura, de los cuales 115 están en Ibarra.

Fuente: lahora.com.ec