Las organizaciones de la sociedad civil presentaron 12 informes paralelos a los que entregó el Gobierno.

Organizaciones de la sociedad civil redactaron una docena de informes sobre el estado de los Derechos Humanos en Ecuador y los presentaron ante el Comité temático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que el próximo martes evaluará al país en esta materia.
De eso dio cuenta ayer César Ricaurte, director de Fundamedios, uno de los colectivos que incluso estará presente en Ginebra, cuando dicha instancia internacional se reúna para revisar el cumplimiento de los compromisos que tiene el Estado ecuatoriano en este tema.
“Hay que congratularse de que la sociedad civil ha presentado 12 informes sombra o informes alternativos sobre la situación de los Derechos Humanos en Ecuador”, dijo Ricaurte, tras indicar que la entrega se dio luego de que el Gobierno dio su versión preliminar.

Lo que dicen
Parte de los contenidos se relacionan con libertad de expresión y asociación, democracia e instituciones, matrimonio homosexual y familias homoparentales, criminalización de la protesta social, y pueblos indígenas, niñez y personas de la tercera edad.
También guardan relación con los derechos de participación política, donde figura el caso del movimiento Ruptura de los 25, cuyo registro electoral, según sus representantes, fue eliminado “de forma arbitraria”.
Ricaurte aseveró que “hay mucha preocupación en el Comité por el estado de la libertad de expresión y la aprobación de la Ley de Comunicación” por el cierre de organizaciones como la fundación Pachamama y por la independencia de los jueces.
Martha Roldós, quien forma parte de la Plataforma de DD.HH. y Democracia, precisó que el examen se enfocará en la aplicación del pacto de derechos civiles y políticos, que de forma aleatoria hace Naciones Unidas a todos los países.
“Estamos hablando de cómo se limita la participación ciudadana, incluso de cómo el sistema electoral no genera garantías políticas y cómo se afecta a las organizaciones políticas”, expresó, en referencia a los puntos que serán expuestos por este colectivo.
De su lado, Pamela Troya, vocera de la organización Matrimonio Civil e Igualitario, consideró que esta será la oportunidad para evidenciar que Ecuador aún es un país que tiene “tintes homofóbicos” y hay una “discriminación institucional” que afecta a la comunidad Glbti.
Indicó que serán expuestos casos como el de ella y su pareja, Gabriela Correa, a quienes se niega la posibilidad de contraer matrimonio, y el de las inglesas Helen y Nicol a quienes el Registro Civil negó la inscripción de una niña como hija de ambas, pese a que fue fecundada por inseminación artificial.

Interlocutores
El Director de Fundamedios señaló que, después de la reunión del martes, a la que acudirán representantes del Estado y de la sociedad civil, se podrían dar algunas recomendaciones que son de obligatorio cumplimiento.
“Recordemos que, lamentablemente, el Gobierno niega que exista cualquier problema con Derechos Humanos, niega además la interlocución con defensores y con sociedad civil, en general, entonces estos espacios son fundamentales para que la sociedad tenga información”, dijo. Por parte de la Cancillería y de la Procuraduría no fue posible conseguir un pronunciamiento para este Diario hasta el cierre de esta edición, pese a nuestros pedidos. Gilberto Gumangate, uno de los asambleístas del oficialismo, manifestó que si bien puede haber algunas falencias, en la última década “ha ganado, absolutamente en todo”, incluyendo Derechos Humanos. (RVD)

Cifras

años han pasado desde que la ONU hizo un examen similar.

10 años cumplirá el Gobierno en el poder en 2017.
Representantes de la sociedad civil

Viajan a Ginebra

Luis Verdezoto y Martha Roldós, en representación de la plataforma de Derechos Humanos.

Silvia Buendía, en representación de los grupos Glbti.

Carla Kalapaki, en representación de los movimientos indígenas.

César Ricaurte, en representación de Fundamedios.

Manuela Picq, a quien el Gobierno le retiró la visa de permanencia en el país.

Fuente: LA HORA