A largo plazo se espera que sirva para trasplantes, regeneración estética y más.

Son unos cinco años desde que las impresoras 3D empezaron a revolucionar el futuro de la ciencia y de nuestras vidas. Empezaron dándole forma a objetos básicos, luego a la ropa, a la comida… Y así surgió entonces la duda de si, en algún momento, estos artilugios serían capaces de fabricar órganos humanos… La respuesta de la ciencia es sí. El primer paso que lo comprueba es un poco de piel humana que ha salido de una bioimpresora 3D.

La dermis fabricada en estos aparatos es algo que lleva tiempo gestándose en los laboratorios de medio mundo. Con aplicaciones infinitas en lo que respecta a medicina.

Varios proyectos, en proceso de patente y aprobación, han visto la luz durante los últimos meses. Uno de estos proyectos es realizado por investigadores en España, quienes recientemente han presentado un prototipo para una bioimpresora 3D capaz de producir piel humana a gran escala. Esta ‘piel’ fabricada de ‘bio-ink’ (una tinta especial con material biológico) replica la estructura de la piel real. Presenta la misma capa de epidermis para actuar como protección contra el ambiente, y una dermis más gruesa y más profunda que produce colágeno para dar a la piel elasticidad y fuerza.

Según el equipo de expertos, existen varias utilidades posibles para la piel impresa en 3D. La aplicación principal a corto plazo será la prueba de nuevos compuestos. Es que en muchos campos, y por varias razones según el lugar donde se encuentren, ya no se pueden utilizar a los animales para las pruebas, como por ejemplo en los cosméticos. También existe el problema de que, además de la cuestión ética, en campos como los farmacéuticos los datos que se recogen no siempre pueden ser extrapolados hasta los humanos. Como resultado, lo que se necesita son estos llamados “escenarios humanos” que sean tan similares al tejido humano como sea posible.

A largo plazo, se espera que la piel impresa en 3D también se use para crear trasplantes de piel para pacientes con quemaduras, o aquellos individuos que tengan problemas graves de la piel. Para llegar a ese punto es necesaria la aprobación de las agencias reguladoras, que actualmente se está tratando de obtener.

L’Oreal la utilizará para probar sus productos

L’Oreal se ha asociado con Organovo para crear piel impresa en 3D. ¿Para qué? Desde la firma apuntan que la piel artificial servirá para hacer pruebas de productos.

Organovo es una startup especializada en el campo de la bioimpresión 3D, en funcionamiento desde 2007 y que se dedica a la investigación médica. En los últimos años ha saltado a la palestra mediática por sus trabajos en relación a la fabricación de un hígado humano.

Normalmente L’Oreal hace crecer su propia piel utilizando tejidos donados por pacientes de cirugía plástica. De esta forma la compañía produce al año más de 100.000 muestras de piel con un tamaño de 0,5 centímetros cuadrados, que se dividen en nueve tipos diferentes, teniendo como variables la edad y la etnia.

Datos:

  • La obra: Científicos de la Universidad Carlos III de Madrid, del Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) y del hospital Gregorio Marañón son los autores del ‘milagro’.
  • El logro: Esta piel es uno de los primeros órganos humanos vivos creados en máquina, que replica la estructura natural de la piel y es apta para ser trasplantada a pacientes y para la prueba de cosméticos, químicos y farmacéuticos.
  • Los materiales: Esta piel es fabricada con ‘bio-ink’, una tinta especial con material biológico, que replica completamente la estructura de la piel humana real.

Fuente: El Expreso