Las críticas crecen. La política de preventa petrolera del Gobierno es cuestionada por las condiciones y las cifras. Según analistas, el 100 % de la producción petrolera está comprometida con ventas del futuro. Esa necesidad obligaría a las autoridades del sector a revisar las operaciones en las refinerías.

China y Tailandia son los compradores fijos del petróleo que aún está bajo tierra. Algunas preventas se acordaron con préstamos atados. Es decir, Ecuador recibe dinero y, a cambio, paga intereses, devuelve el dinero y, además, compromete parte de su producción del hidrocarburo.

Los precios, según el Ministerio de Hidrocarburos, se ajustan al mercado. El valor de cada barril se determina cuando se embarca para la exportación y no en el momento de la negociación. Un beneficio, a decir de las autoridades, porque genera liquidez.

Quienes cuestionan a la revolución ciudadana no están convencidos con los ofrecimientos oficiales y detectan varias falencias. La más reciente, el exceso de crudo comprometido. Según el exsindicalista de Petroecuador e investigador del portal virtual Focus, Fernando Villavicencio, en abril de este año, la gerencia de Petroecuador ordenó la disminución de procesamiento de barriles de crudo en la Refinería de Esmeraldas. La recién repotenciada estructura trabajaría al 80 % de su capacidad y no al 105 % como ostentaron el vicepresidente Jorge Glas; el exministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli; y el exgerente de la estatal Petroecuador (ahora procesado por tráfico de influencias), Álex Bravo, el día de la reinauguración de la obra, en Esmeraldas.

El documento, al que tuvo acceso este Diario, está dirigido a las tres refinerías -Esmeraldas, Shushufindi y La Libertad y establece que de mayo a diciembre el trabajo de refinación se reduzca para “liberar crudo Oriente que permita cumplir íntegramente con los compromisos de exportación de crudo adquiridos”.

EXPRESO solicitó una entrevista con Petroecuador para detallar los trabajos en la Refinería de Esmeraldas pero aún no tiene respuesta.

Saber cuánto crudo está prevendido no es el único problema. Analistas consultados coinciden en que, aunque hay un préstamo de por medio, las preventas no se registran de manera visible en las cuentas gubernamentales.

Exministros de Economía y Finanzas como Fausto Ortiz y Mauricio Pozo advierten que la falta de claridad hace que la deuda pública no muestre sus valores reales. Sin los registros de venta anticipada, hasta abril de este año, la deuda total del Estado ascendía a 34.183 millones de dólares, el 33,4 % del Producto Interno Bruto (PIB).

Para Fernando Santos Alvite, exministro de Energía, otro problema es la falta de claridad sobre el destino de los recursos. ¿Cómo se usa, se pregunta, el crédito de 2.500 millones de dólares que ofreció Tailandia a cambio de petróleo? ¿Ese dinero llegó al país?

Villavicencio aseguró que no. Él dijo a este Diario que ese dinero no ha llegado a las arcas fiscales en los términos acordados en julio de 2015. La necesidad de fondos que el presidente Rafael Correa, explicó, obliga a tomar decisiones apresuradas y sin planificación.

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11245