La tegnología 3D, la cual revolucionó el mercado esta en caida libre debido a la poca producción que sé esta generando en grandes marcas y por consecuente al nuy disminuido contenido adapatados a este llamativo formato.

Todo apunta que este año será el momento de su capitulación. La tecnología 3D que llegó hace unos años al mundo de la imagen agitó el mercado como la nueva revolución doméstica. Todos los usuarios querían vivir en sus hogares la misma experiencia que cuando quedaron asombrados por «Avatar», la película de James Cameron que puso en boca de todos esa capacidad de «sentir» la imagen.

Tras varios años de intentos y después de convertirse en une standar más dentro de las funciones de esta «caja tonta» que ya de tonta no tiene un pelo la industria de la imagen se empieza a retirar de esta tecnología supuestamente inmersiva de la que la falta de contenidos adaptados se percibe como uno de sus principales problemas.

Los grandes fabricantes han decidido abandonar el soporte 3D para concentrar sus esfuerzos en las capacidades como el HDR -Alto Rango Dinámico-,LG y Sony, dos de los únicos grandes fabricantes que todavía siguen fabricando televisores 3D, dejarán de ofrecer este sistema en 2017, según el medio especializado «Cnet». Esta decisión se produce después de que Samsung y Philips han puesto punto y final al 3D desde el pasado año.

Según datos de la firma de análisis NPD Group, las ventas en el mercado estadounidense de televisores con 3D han disminuido desde 2012 y únicamente el 8% del total de ventas en 2016, frente al 16% con el año anterior. Las ventas de reproductores de Blu-ray con capacidad 3D también cayeron en torno al 11% en 2016 en comparación con el 25% de 2015.

El desafío de presentar una nueva forma de consumo de contenidos en base a efectos visuales en la pantalla ha perdido fuelle.

 

Fuente: ABC