En la vieja Casona universitaria de las calles Chile y Chiriboga, se dieron cita viejas figuras de la politica ecuatoriana dizque para dar consejos y orientaciones a los integrantes de la Comisión Interventora de la Universidad de Guayaquil.

Roberto Passailaigue,  Presidente de esa Comisión, explicó que se ha formado esa Junta Consultiva para que apoyen  sacar adelante a la universidad.

Lo que llama la atención es que en esa Junta Consultiva se encuentren viejas figuras politicas que son responsable de muchas de las desgracias que hoy vive el Ecuador, como Alfredo Palacios, Gustavo Noboa Bejarano, por solo nombrar a dos personas, que cuando ejercieron la Presidencia de la República casi destruyen el Pais. Ellos, si hubiera justicia en Ecuador, deberían estar presos.

No vamos a decir los mismo del resto, que son: Francisco Huerta Montalvo, subdirector de Diario EXPRESORoberto Gómez Valdivieso, de la Asamblea CiudadanaEcuador; Anunziatta Valdez y Katia Murrieta, abogadas; y RobertoGilbert Febres-Cordero, director de la Clínica Guayaquil, no vamos a decir los mismo, pero por más ilustres apellidos que tengan no tienen el conocimiento suficiente para dar solución a los problemas derivamos de  años de abusos y peculados dejado por los anteriores interventores.

Inclusive el señor Roberto Passailaigue, con su largo historial politico no es la mejor persona para dirigir el rescate de la universidad. Los decanos que esta designando el  señor Roberto Passailaigue, casi todos han pertenecido a la banda que dirigió anteriormente la universidad.