“Él encuentra belleza en el entorno donde él se mueve” se expresó uno de sus hijos Luis Miranda, dentro del Museo Municipal de Guayaquil se encontraban 50 cuadros hechos con acuarelas y oleo plasmado en una pared blanca con la finalidad de reflejar el trabajo constante del pueblo costeño, con sus virtudes y defectos.

El pintor Luis Miranda no pudo asistir al evento por motivo de enfermedad, pero su hijo fue el encargado de dirigirse al público presente quién nos habló un poco de la vida de su padre, sus inicios en el arte. Desde muy pequeño dedico su vida, alma y corazón a sus pinturas obteniendo premios en las escuelas luego del transcurso del tiempo ingreso a la Academia de Bellas Artes obteniendo una beca de la Unesco en Italia.

Todo el conocimiento obtenido en Europa lo plasmó en su entorno; en su ambiente natural, en la vida costeña; sus obras han sido expuestas cada 3 años y es bueno que el pintor exhiba su pintura. Ganó un premio de 10.000  sucres en esa es época por un cuadro llamado “Transición policroma de un pueblo” en el año 1976.