«Venimos del pueblo y nos debemos a él. Respetamos sus derechos», dijo el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Oswaldo Zambrano, durante la ceremonia de conmemoración por los 194 años de la Batalla de Pichincha y Día Clásico de las Fuerzas Armadas.
El evento castrense se desarrolló en el denominado Templo de la Patria ubicado en la Cima de la Libertad.

Allí, el alto oficial, acompañado de los comandantes del Ejército, Marina y Aviación. también aprovechó para renovar el juramento de respeto a la Constitución y las leyes de la República, pero calificó de «imprescindible» el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas basado en la formación militar del más alto nivel, capacitación permanente, mejoramiento de capacidades
operativas para garantizar la soberanía e integridad territorial.
Ricardo Patiño, ministro de Defensa, dijo -mientras tanto- que los soldados y ciudadanos de hoy «no podemos sino imitar el desprendimiento, la generosidad y los desapegos a los bienes personales del «héroe niño» Abdon Calderón».