La Corporatocracia, en tanto cónclave del poder económico, político y del complejo industrial militar de las potencias occidentales, dirige de modo preciso el proyecto de colonización mundial y para tal efecto emplea el extraordinario aparato a su disposición donde los Medios son un elemento clave. Así, se comprende que una noticia pueda ser exhibida en todo el orbe al mismo tiempo por toda la prensa vinculada a dichos intereses ya que la orden es para todos los estamentos de comunicación a su disposición, los que alcanzan más del 96% de la información internacional. Ello permite “concientizar” incluso de lo inexistente al manejar criterios anti éticos ya probados.

Tres recientes hechos corroboran la táctica de realizar sofismas de distracción para no explicitar las intenciones de sus instituciones.