Las primeras consecuencias de las festividades de diciembre de 2020, con las que las personas se reunieron, empiezan a verse en los hospitales de Cuenca.

Ayer en la mañana, las casas de salud pasaron el reporte: las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que reciben a pacientes con COVID-19 han sido ocupadas en su totalidad.

De las 65 camas que están disponibles en Azuay, Cañar y Morona Santiago, las 65 han sido usadas por personas con problemas respiratorios. La misma situación ocurre en el hospital José Carrasco Arteaga, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social: las 28 camas de la UCI están ocupadas.

El aumento de pacientes en las UCI ha sido una tendencia en los últimos días en la zona 6: el 4 de enero estaban ocupadas 51 camas; el 5 de enero, 54 camas; y ayer 65 camas.
En el área de hospitalización los números también han variado. Actualmente se han ocupado 119 camas de las 211 disponibles para atender a sospechosos y confirmados con COVID-19.

Mientras que en las últimas horas cuatro personas han fallecido con el nuevo coronavirus: dos en el hospital Vicente Corral Moscoso y dos en el hospital de Macas.

Otro panorama se ve en la Red Privada Complementaria, cuyas clínicas registraron 31 pacientes internados por COVID-19. De estos, 14 se encuentran en el área de hospitalización y 17 están en las Unidades Cuidados Intensivos.

Por el momento, en los centros de salud privados hay 34 camas disponibles en el área de hospitalización y 13 camas en las UCI.

Con el incremento inminente de casos positivos (en Cuenca están activos 4 135) y con la ocupación total de las Unidades de Cuidados Intensivos de la región sur, la Coordinación Conal 6 del Ministerio de Salud explicó que está preparada para aumentar las camas en las UCI de Azuay, Cañar y Morona Santiago.

Sin embargo, solicitaron a la población continuar con las medidas de bioseguridad: mantener el lavado de manos constante, usar mascarilla y cumplir con el distanciamiento social, el mismo que no ha sido cumplido y que está generando complicaciones al personal de salud.

Recomendaciones

El incremento de contagios y el uso total de las Unidades de Cuidados Intensivos ha generado reacciones entre los médicos que han estado en la primera línea atendiendo a pacientes con COVID-19.

El médico cuencano Marlo Palacios, a través de Twitter, aseguró que la ciudad está en pleno rebrote y que las medidas de precaución deben ser extremas.

Por su parte, el médico intensivista del hospital José Carrasco Arteaga, Fernando Ortega, recomendó que, si las personas se reunieron en fiestas y presentan problemas respiratorios o fiebre, acudan a un hospital para evitar complicaciones.

Mientras que, el médico investigador Esteban Ortiz escribió que, si la población quiere evitar el uso de las camas en las UCI, no salga en estas dos semanas a menos que sea necesario y que no se reúnan con amigos. (I)

Fuente: elmercurio.com.ec