Guillermo Lasso, líder de CREO y precandidato presidencial para 2017, aseguró que su postura sobre el aumento de tributos para afrontar la crisis tras el terremoto es totalmente opuesta a la del Gobierno, pero destacó que por respeto a las víctimas no es momento para exponer diferencias ideológicas , sino encontrar soluciones.
«No vamos a salir de esta crisis si nos enfocamos en la recaudación, en sacar dinero de los ciudadanos. Tenemos que pensar en incentivos…», indicó Lasso en un comunicado y propone:
1. La creación de un fondo reconstrucción depositado en fideicomisos que se creen para este caso: este dinero deberá tener el único fin de financiar la reconstrucción de la obra pública en las zonas afectadas. Su sede administrativa deberá estar en Portoviejo. Este fondo se alimentará con los recursos a obtener que provendrán de impuestos temporales, venta de activos del Estados, créditos y donaciones locales y del exterior.
«Las obras de reconstrucción tienen que estar en manos de los Prefectos, Alcaldes y Juntas Parroquiales—con quienes además el Gobierno Central debe ponerse al día en sus obligaciones financieras», esto para evitar la creación de nuevas instancias burocráticas. «Debe primar la eficiencia y la eficacia. No podemos darnos el lujo de crear nuevos focos de gasto».
2. Para la reconstrucción de los bienes de propiedad se propone la reducción / exoneración temporal de impuestos en los territorios afectados más severamente afectados por el terremoto, en las provincias de Manabí y Esmeraldas. «Más aún, los incrementos tributarios anunciados por el Gobierno no deberían afectar a los habitantes de esos sectores».
3. Para facilitar las donaciones locales e internacionales, se propone un proyecto de Solidaridad Tributaria. Lasso destacó que ha enviado el proyecto al presidente de Ecuador, Rafael Correa, para que sea tomado en cuenta.
4. La solidaridad se debe reflejar en el Gobierno y no recaer primordialmente en los ciudadanos. Lasso dijo que es importante tomar en cuenta que la situación económica de Ecuador ya estaba en proceso de contracción, y reflexiona que los nuevos impuestos pueden afectar aún más la economía. «Hay que ser mucho más específico en la promesa de venta de activos del Estado, definiendo qué, cuáles, cuánto y cómo».
Fuente : La Hora