Ayer, luego de arribar al aeropuerto José Joaquín de Olmedo, al norte de Guayaquil, y saludar a sus simpatizantes, el presidenciable de Alianza PAIS, Lenín Moreno, se dirigió en caravana al antiguo malecón de Durán para asistir a una concentración política.

Moreno criticó las manifestaciones que la oposición ha llevado a los exteriores de las delegaciones provinciales del Consejo Nacional Electoral (CNE) en todo el país.

“Somos respetuosos de las instituciones, de la legalidad, no estamos armando relajo, no hacemos caos, no ofrecemos incendiar las ciudades ni mandamos al carajo a ninguna provincia. Pudimos enviar una multitud a tomarse el CNE, pero no somos de ese tipo”, expresó.

No obstante, aseguró que saldrían a las calles para defender el triunfo oficialista. “Que nadie se confunda, una cosa es la mansedumbre de corazón y otra el pendejismo, no permitiremos que nos arrebaten la victoria. Si es que hay segunda vuelta, es entre usted y yo señor (Guillermo) Lasso”, indicó.

Además cuestionó el llamado que hizo el candidato de CREO-SUMA para debatir. “Me causa gracia su invitación de retarme a un debate por semana, eso es más o menos que al campeón de box el retador le ponga las condiciones, no, entienda que el que gana las elecciones pone las condiciones. Yo le avisaré, en su momento, cuándo vamos a confrontar ideas”, refirió.

Reiteró que implementará el plan ‘Toda una vida’ de cinco ejes con los que busca cubrir a ciertos sectores con bonos y vivienda. También afirmó que velará porque se baje el impuesto al valor agregado (IVA) del 14% al 12%, y que eliminará las salvaguardas. Estas medidas por normativa se darían en junio y mayo próximo, respectivamente.

En la mañana, estuvo en Manta, Manabí, para reuniones políticas. Además, mantuvo un diálogo con el expresidenciable por Movimiento Compromiso Social, Iván Espinel, para “conocer y evaluar sus propuestas que mejoren el país”.

Fuente: El Universo