José Serrano fue el enviado en representación de todo el bloque de Alianza PAIS. Lo que sostenía era el manifiesto de su partido respaldado por 74 de sus colegas en la función legislativa. Desde el 3 de agosto ya circulaba en redes sociales, pero lo importante era entregárselo a Lenín Moreno.

La cita se pactó en las afueras del gobierno zonal de Guayaquil y los invitados no eran solo el presidente de la Asamblea y el de la República, sino militantes de PAIS, alcaldes y otras autoridades. Ante ese público, Moreno aseguró que la revolución que ahora lidera la inspiró la honestidad.

De allí partió para referirse al decreto 100 en el que le retira las funciones al vicepresidente Glas. Fue enfático en su pedido: que se diga la verdad y que se fortalezca la lucha contra la corrupción. Aclaró que no acepta groserías —debido a un comunicado de vicepresidencia que calificó como una “carta ofensiva”— y que no ha dejado a su binomio sin su puesto y por lo tanto, cuenta con su respaldo. “Su actitud desleal, deshonesta en el plano humano me sorprendió”.

“Lastimosamente ingeniero Jorge Glas el dedo apunta cada vez más a usted. Lo único que hace con este tipo de comportamiento es corroborar lo que se está planteando”, expresó Moreno y esperará que se determine su culpabilidad o inocencia que insistió será juzgada por organismos independientes, “no como pasaba antes”

Fuente: Diario Expreso