Varios representantes de importadores, distribuidores y licorerías ayer se reunieron para examinar los efectos de la propuesta hecha por el mandatario Ecuatoriano en el alza de precio de los cigarrillos, licores y bebidas azucaradas, aunque aún no se conoce el incremento que se dará a estos productos los actores del sector licorero aseguraron que hay preocupación porque hace mucho que ya están en crisis.
El presidente de la Asociación Ecuatoriana de Importadores de Licores Felpe Cordovez, manifestó que se emitirá un comunicado dirigido al Ejecutivo pidiendo que no se suban los impuestos, pues las ventas ya se han afectado, no solo por el tema impositivo sino también por la situación económica del país.
Según sus cuentas, el sector ha tenido que enfrentar cambios en las reglas del juego cada seis meses desde 2009.
Por otra parte Cordovez confirmó que las importaciones de bebidas alcohólicas con más de 40 grados cayeron en los últimos cinco años de alrededor de 600.000 cajas a menos de 30.000.
De igual forma, Edy Castillo, titular de la Asociación de Distribuidores de Licores, se pronunció explicando que el sector viene enfrentándose a una serie de impuestos que han mermado el consumo, pues se habla de bajas en las ventas de alrededor del 60%, lo que ha obligado a muchas empresas en pensar en cerrar o en buscar otros países.
Así mismo Hitler Chávez, dirigente de los negocios de licores en Quito indicó que el consumo del licor ha caído en un 60 % y que si siguen así se verán obligados a cerrar sus negocios definitivamente.

Fuente: Diario La Hora