El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha pedido al pueblo iraní que no muestre debilidad ante los enemigos.

“Si la nación muestra fuerza y no debilidad, el enemigo no se atreverá a pensar en agredir” a la República Islámica de Irán, ha asegurado este lunes el Líder iraní durante un encuentro con una multitud de comandantes de la época de la Defensa Sagrada —término con que se denomina en Irán a la guerra que Irak inició contra la recién fundada República Islámica (1980-1988)—.

Ha recordado que la guerra impuesta se produjo porque los enemigos sintieron la debilidad de la nación iraní.

Si la nación muestra fuerza y no debilidad, el enemigo no se atreverá a pensar en agredir a la República Islámica de Irán”, ha asegurado el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei.

En este sentido, el ayatolá Jamenei ha recalcado que “nuestro error con respecto al desafío económico fue que algunos de nosotros nos sentimos débiles en el ámbito de la economía”, y como consecuencia, agregó, el enemigo intensificó las presiones y sanciones contra el país.