Corea del Norte sólo utilizará sus armas nucleares si su soberanía se ve amenazada por otra potencia nuclear, aseguró este sábado el líder norcoreano Kim Jong-un, durante el segundo día del congreso del partido único, mientras los expertos advierten de signos de un nuevo ensayo nuclear.

Tras un discurso el viernes centrado en la defensa de su programa de armas atómicas, Kim Jong-un explicó que Pyongyang «no usará sus armas nucleares a menos que fuerzas hostiles con armas nucleares violen su soberanía», informó la agencia de noticias norcoreana KCNA.

El líder norcoreano, cuyo país se convirtió en 2003 en el primer firmante en retirarse del Tratado de No Proliferación Nuclear, prometió además «cumplir fielmente» sus obligaciones de no proliferación e impulsar la desnuclearización mundial.

No obstante, desde 2006, cuando Pyongyang efectuó su primer ensayo nuclear, el país ha llevado a cabo otras tres pruebas más y numerosos disparos de misiles. La última prueba nuclear, que según las autoridades se trataba de una bomba de hidrógeno o bomba H, tuvo lugar el 6 de enero.

En su discurso de apertura el viernes, Kim, vestido a la occidental, con traje y corbata, felicitó a los científicos por «haber logrado el milagroso acontecimiento de hacer retumbar el magnífico y embriagador sonido de la primera bomba H» de Corea del Norte.

El ensayo «mostró claramente al mundo entero nuestro invencible espíritu y nuestra potencia ilimitada (…) en respuesta a la malévola presión y a las sanciones de las fuerzas enemigas», aseguró el dirigente desde en el imponente Palacio del 25 de abril, ante miles de delegados minuciosamente escogidos

En un comunicado publicado el martes por KCNA, un portavoz del ministerio norcoreano de Relaciones Exteriores explicó que la hostilidad de Washington llevó a Pyongyang a hacer «progresos considerables para reforzar sus capacidades de ataque nuclear».