El mayor portaaviones de EE.UU. llega al puerto surcoreano de Busan para participar en maniobras conjuntas con el país asiático.

El USS Carl Vinson, de la clase Nimitz, ha anclado este miércoles en la ciudad portuaria de Busan —450 kilómetros al sureste de Seúl (capital surcoreana)— mientras que los líderes de Seúl y Washington advierten de que Pyongyang podría incurrir en “provocaciones” en sus maniobras militares anuales.

El portaaviones estadounidense, de 333 metros de largo y 5500 tripulantes, lleva a bordo 24 cazas F-18, un avión cisterna y varios aviones especializados en guerra electrónica, según los informes.

La alianza (Corea del Sur)-Estados Unidos es invulnerable y la postura de defensa combinada sigue firme, sea cual sea la situación política en Corea (del Sur)”, ha indicado el presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Joseph Dunford.

Además, el portaviones va acompañado también por el destructor Wayne E. Meyer, en medio de las tensiones con Pyongyang que mantienen Washington y Seúl.

En este contexto, el presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Joseph Dunford, ha reiterado el compromiso de su país con la alianza que tiene con Corea del Sur, y a la vez ha barajado la “posibilidad de que Corea del Norte realice actos de provocación”, en concreto, durante las maniobras conjuntas Key Resolve/Foal Eagle.