Las lluvias intensas registradas durante estos días en la ciudad han provocado, en algunos sectores, la caída de lodo, tierra y piedras desde los cerros a las calles. Aquello no solo se vuelve un riesgo para los conductores, sino que obstruye los sistemas de alcantarillado pluvial.

Las consecuencias se palparon en el aguacero del viernes que coincidió con un aguaje, ambos eventos derivaron en anegaciones en el norte, centro, sur y noroeste de la ciudad.

Fundas plásticas, platos y vasos desechables, pedazos de ramas de árboles y otros desechos inmersos en una mezcla de lodo y arena eran parte de lo que un grupo de obreros del consorcio Puerto Limpio había recolectado ayer en sacos ubicados en ambas aceras de la vía a Daule, por la nueva terminal satélite.

Ayer, a más de la vía a Daule, se evidenció lodo acumulado en el ingreso de la avenida Casuarina, más conocida como la entrada de la línea 8, en el noroeste de la urbe.

En el lodazal había desechos plásticos, eso dificultaba el tránsito a los buses y autos livianos que pasaban.

Dentro de un plan preinvernal Puerto Limpio e Interagua hicieron mingas en canales. El consorcio llama a respetar los horarios de recolección.