Jefferson Rueda, exestudiante del Mejía, fue reubicado por manifestarse. Habla tras la nueva coyuntura.

La noche del 18 de septiembre de 2014, los estudiantes del colegio Mejía (Quito) salieron a protestar en rechazo de la eliminación de la jornada nocturna y en contra de una supuesta subida de pasajes.

Esa protesta dejó 60 estudiantes detenidos, entre ellos Jefferson Rueda, de sexto curso. Rueda permaneció encerrado durante el proceso junto a otros jóvenes en el Centro de Detención Provisional. Tras obtener su libertad fue suspendido de manera provisional, al igual que otros 67 alumnos, sin poder ingresar a clases hasta que se resuelva su situación administrativa.

Finalmente el joven y algunos de sus compañeros fueron reubicados en otros establecimientos. Esa situación puede volverse a repetir con un grupo de estudiantes del Montúfar, por haber participado en una manifestación a mediados de este mes.

Diario La Hora entrevistó a Rueda para conocer lo que un estudiante siente al ser reubicado, al no poder graduarse en la institución donde pasó su adolescencia y tener que a seguir sus estudios en un ambiente totalmente diferente.

¿Qué significó para usted?
Fue algo muy doloroso porque, luego de pasar casi toda la secundaria en el Mejía, me reubicaron en un colegio de Carapungo sin darme la opción de escoger.

¿Qué sintió cuando le notificaron su reubicación?
Se me fueron las lágrimas.

¿Sicológicamente sufrió alguna afección?
A veces no quería ni ir a clases, pasaba pensando más en mi antiguo colegio, con ganas de estar ahí. Pero las palabras de mis padres, que me decían que tengo que graduarme me mantuvieron, aunque se fue el sueño de graduarme en el Mejía.

¿Hubo diferencias en el nivel educativo?
En el nuevo colegio el nivel era muy bajo. Lo que yo aprendí en quinto curso del Mejía, en el nuevo establecimiento recién estaban dando en sexto curso.

¿Cómo fue el recibimiento de tus nuevos compañeros?
Al principio me veían mal, como que yo les fuera a hacer daño.

¿Intentaron hacerte ‘bulling’?
Intentaron, pero no me dejé. Hubo un tiempo en que un compañero de curso me fastidiaba demasiado y casi me meto en problemas. Según la Rectora, todos los días le llamaban autoridades del Gobierno para preguntarle qué tal me estaba portando, si estaba yendo a clases, que tal estoy en notas.

Todo esto llegó tras una protesta ¿los estudiantes salen porque son manipulados?
Rafael Correa (Presidente de la República) quiere que el pueblo crea eso, pero no es así. No hemos salido por manipulación de algún partido. Se sale porque es justo hacerlo, porque nos quieren quitar algo.

¿Cuál es el objetivo del Gobierno al aplicar estas sanciones?
Asustar a los estudiantes para que no salgan, meterles miedo de que, si lo hacen, van a ser reubicados o que van a tener sanciones más fuertes. Lo que quiere el Gobierno es callar a los estudiantes.

¿Y logra aplacar esa voz?
Hoy en día sí, porque los estudiantes tienen miedo de que les pase lo que nos pasó a nosotros.

¿Qué les diría a los estudiantes del Montúfar que están viviendo lo mismo?
Que tomen fuerza, que si están en sexto curso logren graduarse y, si están en otros cursos, que hagan lo posible por terminar sus estudios. Sé que es duro que les reubiquen de colegio, pero lo que nos sirve es la educación. Si terminando el colegio, no se consigue trabajo, peor sin terminar la secundaria. Eso sería más difícil. (HCR)

Frases
«Nosotros quisimos hablar con el Ministro de Educación pero él siempre se negó”.

«Rafael Correa quiere que el pueblo crea que los estudiantes somos manipulados, pero no es así”.

Fuente: Diario La Hora