El varamiento de tres lobos marinos es lo que se cuenta en menos de dos semanas en la costa ecuatoriana. Uno fue hallado a orillas del río Guayas y los otros dos aparecieron en la playa de Chanduy y en el puerto de Santa Rosa, en Santa Elena.

Según expertos esta es una época de lobos marinos y algunos se desorientan por la falta de alimento.

El primero apareció el 2 de agosto en Guayaquil, y fue trasladado al Centro de Rescate y Parque Marino Valdivia, pero murió debido a un paro cardiorrespiratorio, según el Ministerio de Ambiente (MAE).

Luciano Ponce, del MAE Santa Elena, precisó en torno al primer caso: “El lobo del Guayas prácticamente no tenía ni una capa de milímetro de grasa, tenía solo piel. El animal ya tenía un absceso que no era del momento sino de muchos días; hay condiciones que ya no permiten revivir al animal”.

Días después, en Chanduy se reportó una hembra juvenil rescatada de la playa, la mañana del 9 de agosto. El especimen se encuentra bajo cuidados médicos en el parque Marino Valdivia, centro de recuperación de especies lastimadas.

Su estado, es delicado según indicó Ponce. “Por la condición física se presume que no ha comido por mucho tiempo. En la parte dorsal se le notan las vértebras y esto da los indicios, no se han observado laceraciones en el cuerpo, pero sí se ha evidenciado una enfermedad en los ojos que es muy común en lobos marinos”, citó.

Hay otro caso. Pescadores del puerto de Santa Rosa dan cuenta de la llegada de otro lobo marino, que tiene días en el lugar y que vara en busca de comida.

“Ya tiene semanas, andaban tres, pero solo ese se ha quedado y vara todos los días y duerme en una parte donde hay piedras”, contó Daniel Borbor, pescador en Santa Rosa.

Fuente: Diario El Universo.com