Londres ocultó una grave anomalía en su sistema de armamento atómico Trident semanas antes de un voto crucial en el Parlamento, asegura el diario Times.

“La causa sigue siendo secreta (…) pero el misil se habría desviado de su trayectoria para dirigirse hacia Estados Unidos tras su lanzamiento desde el HMS Vengeance, uno de los cuatro submarinos nucleares británicos”, relata el periódico en su edición dominical.

El “grave fallo” se habría producido, según un alto mando de la Marina Real británica citado de forma anónima, en la prueba en junio pasado de un misil atómico no armado Trident II D5 frente a las costas floridanas, en el sureste de EE.UU.

El Gobierno británico, que atravesaba momentos turbulentos a causa de la victoria en referéndum de los partidarios de abandonar la Unión Europea (UE), “decidió ocultar” el percance por saber que su revelación “hubiera podido perjudicar la credibilidad de nuestra capacidad de disuasión nuclear”, según la misma fuente.