La violencia que se evidenció el domingo en el estadio Monumental, protagonizada por integrantes de la barra Sur Oscura de Barcelona, empezó en las calles antes del juego. Una casa con ventanales rotos, un carro con el parabrisas trizado y un adolescente herido en la ciudadela Los Esteros, en el sur, fueron el producto de enfrentamientos entre los barristas.

Estos incidentes se registraron a las 13:00, antes del partido de Barcelona-Macará, por lo cual la Policía aprehendió a cuatro personas. Y ante la Fiscalía se presentaron dos denuncias. Una por daños a la propiedad privada y otra por robo.

Moradores de Los Esteros contaron ayer que cinco jóvenes, identificados como hinchas de Emelec, terminaban de jugar indor fútbol en la cancha de un parque ubicado en la manzana 14 A, cuando al verlos un grupo de por lo menos 60 barcelonistas que cruzaban por la calle Presidente García Moreno los agredieron con piedras, botellas y palos.

Al ver que eran minoría –dijeron los testigos– los agredidos corrieron a buscar auxilio en una Unidad de Policía Comunitaria cercana.

“Los chicos que agredieron eran de la Sur Oscura. Salieron de Fertisa, de la Santiaguito Roldós, porque parece que ya se iban al estadio a ver el partido y siempre pasan por este sector”, relató una mujer que vio el enfrentamiento en el parque donde resultó afectado un carro.

Pero la violencia no culminó con este episodio. Álex Torres, morador de Los Esteros, narró que después de ese enfrentamiento los hinchas amarillos fueron hasta la manzana 15 A para arrojar piedras contra la villa 58.

“Pensaban que en esa casa vive un amigo que es barrista de Emelec y le cayeron a piedra. Él estaba allí, porque allí vive su familia. Ellos no vieron que aquí estaban unas niñas pequeñas bañándose en una piscina, no les importó nada”, sostuvo.

Torres mencionó que al ver la agresión, su amigo trató de defenderse con la ayuda de otros amigos. Fue allí cuando, según él, resultó herido un adolescente, otro de los hinchas que estaba en la gresca.

Sin embargo, en la denuncia presentada por la madre del menor, identificado como J. A. C. M., consta que él fue víctima de un robo por parte de aficionados de Emelec, por el colegio fiscal Amarilis Fuentes.

Según la denuncia, el adolescente habría estado parado junto a otro amigo barcelonista, cuando siete personas simpatizantes del equipo eléctrico lo agredieron con botellas de vidrio y le robaron una chompa y una camiseta.

Fuente: El Universo.