A las 09:40 de este miércoles, 8 de enero de 2017, llegó el féretro con el cuerpo de Monseñor Luis Alberto Luna Tobar a la iglesia de Santa Teresita, en el norte de Quito. Para las 11:00 está prevista una misa en esta iglesia, previo a su traslado a Cuenca. La carroza fúnebre fue escoltada por una motocicleta de la Policía Nacional con dos efectivos. A su llegada a Santa Teresita se cerró por un momento la calle Robles, entre la Amazonas y 9 de Octubre. Allí, el padre Marcelo Sarmiento, de la orden de los Carmelitas, hizo una oración acompañado de 25 personas que a esa hora se encontraban en las afueras de la Iglesia.

Después de esto ingresaron el féretro para ubicarlo en el altar de donde se dirigieron unas palabras en memoria de Monseñor Luna Tobar. Después de esto se dio paso para que los feligreses que se dieron cita desde esa hora, pudiesen darle el último adiós. El nuevo párroco de la parroquia Santa Teresita Fredy Garzón, señaló que este acto, en una iglesia en la que Luna Tobar sirvió por varios años, es un acto de despedida de sus hermanos de la orden Carmelita.

Según Monseñor Marcos Pérez, Arzobispo de Cuenca, Luna Tobar fue el primer párroco Carmelita en el país. Por eso la importancia y lo simbólico de haber elegido la iglesia de Santa Teresita. «Monseñor Luna Tobar fue el primer sacerdote Pies Descalzos. Fue una de las mentes más brillantes que ha tenido la Iglesia. Fue poeta y escritor y siempre estuvo comprometido con los más pobres», dijo. A las 11:00 habrá una misa presidida por el Cardenal Raúl Vela y por obispos y sacerdotes de Quito. Se prevé la presencia de sus familiares y amigos. Esto teniendo en cuenta que Quito fue el lugar donde nació para después trasladarse a Cuenca. A las 13:00 se realizará el traslado hacia Cuenca donde, según Pérez, la ciudadanía le tiene preparado un recibimiento.

Fuente: El Comercio