Hoy concluye la campaña electoral. Durante estos 28 días los candidatos presidenciales; Guillermo Lasso y Andrés Arauz, cambiaron varias de sus estrategias de campaña. Entre estas las propuestas fuertes que hicieron al electorado que, según los analistas, dejaron de ser concretas y enfocadas al tema económico, y pasaron a enfocarse en las necesidades de los grupos sociales que en la primera vuelta votaron principalmente Xavier Hervas y Yaku Pérez.

Para el politólogo Francis Romero, rumbo al balotaje los presidenciales dejaron de tener “propuestas bandera” comprobables. En el caso de Andrés Arauz (Alianza UNES) no volvió a mencionar su oferta de entregar los USD 1.000 a 1 millón de familias. Guillermo Lasso tampoco retomó la idea de crear 800 mil empleos.

“Los candidatos entendieron que este tipo de propuestas, una vez que lleguen al Gobierno, les pueden pasar factura; pues al ser fácilmente verificables, las personas se las van a exigir. Por ejemplo, hasta ahora se le reclama a Lenín Moreno por las 400 mil casas y los 250 mil empleos que ofreció y que no cumplió”.

Arturo Moscoso, analista político, coincide en que los ejes concretos fueron dejados de lado para acercarse a grupos sociales que en la primera vuelta fueron ignorados.
Los dos candidatos se enfocaron en hablar de aspectos relacionados con género, libertades individuales, grupos LGBTI, indígenas y Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD).

“En el abordaje de estos nuevos temas le fue mejor a Guillermo Lasso, porque tiene el beneficio de la duda, ya que no ha gobernado y se le puede creer que su cambio sea real, pese a tener sus convicciones personales En cambio, Andrés Arauz carga con el peso de Rafael Correa y sus visiones retrógradas, quien directamente evitó la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario. Convencer de lo contrario le resultó muy complicado”, explicó Moscoso.

Para Francis Romero el tratar estos temas acercó a los candidatos a una población mayoritaria, la de los jóvenes, que se habían sentido ignorados por los dos candidatos en la primera vuelta y que ahora escucharon respuestas a sus ideas como la despenalización del aborto, en el que los dos postulantes se mostraron abiertos al cambio.
Sin embargo, esto tuvo un costo, que fue dejar de lado áreas también importantes, como la vacunación, el empleo, la reactivación económica, la pobreza, pero sobre todo sus ideas más fuertes, lo que podría poner en riesgo el voto de quienes inicialmente confiaron en ellos.

Fuente: Elmercurio.com.ec