El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva estará presente este jueves en la marcha en defensa de la democracia y contra el «golpe», convocada por distintas organizaciones sociales.

Lula, a la cabeza de la manifestación, y la mandataria Dilma Rousseff, en el despacho presidencial en Brasilia, buscan demostrar su fuerza recomponiendo la base aliada, y así frenar el impeachment contra Rousseff impulsado por la oposición.

El exmandatario encabezará una marcha en la capital brasileña «en defensa de la democracia» y contra «el golpe», pues eso es, de hecho, según la izquierda, el proceso de destitución contra Rousseff que está llevando adelante el Congreso a raíz de un presunto maquillaje de las cuentas públicas.

El Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenecen Lula y Roussef, ya comenzó la batalla en el ámbito institucional, y ahora quiere demostrar su fuerza en la calle.

De acuerdo con los organizadores de la movilización, no existen evidencias que involucren a la mandataria en escándalos de la administración pública, por lo que rechazan el juicio político que intentan implementar desde la derecha contra Rousseff.

Esta marcha tendrá lugar después de que la mandataria brasileña perdiera su principal aliado político, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que se declaró el martes “independiente” de la alianza política con Rousseff, lo que acerca más a la presidenta brasileña a la destitución.

La dignataria denunció el viernes pasado el proceso de destitución que adelanta el Congreso en su contra, evaluándolo otra vez de golpe contra la democracia.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva estará presente este jueves en la marcha en defensa de la democracia y contra el «golpe», convocada por distintas organizaciones sociales.

Lula, a la cabeza de la manifestación, y la mandataria Dilma Rousseff, en el despacho presidencial en Brasilia, buscan demostrar su fuerza recomponiendo la base aliada, y así frenar el impeachment contra Rousseff impulsado por la oposición.

El exmandatario encabezará una marcha en la capital brasileña «en defensa de la democracia» y contra «el golpe», pues eso es, de hecho, según la izquierda, el proceso de destitución contra Rousseff que está llevando adelante el Congreso a raíz de un presunto maquillaje de las cuentas públicas.

El Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenecen Lula y Roussef, ya comenzó la batalla en el ámbito institucional, y ahora quiere demostrar su fuerza en la calle.

De acuerdo con los organizadores de la movilización, no existen evidencias que involucren a la mandataria en escándalos de la administración pública, por lo que rechazan el juicio político que intentan implementar desde la derecha contra Rousseff.

Esta marcha tendrá lugar después de que la mandataria brasileña perdiera su principal aliado político, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que se declaró el martes “independiente” de la alianza política con Rousseff, lo que acerca más a la presidenta brasileña a la destitución.

La dignataria denunció el viernes pasado el proceso de destitución que adelanta el Congreso en su contra, evaluándolo otra vez de golpe contra la democracia.

Fuente: Hispantv

Visitas de hoy: 0
Total de visitas: 11338