El Gobierno de Mauricio Macri dispone un aumento de hasta el 100 por ciento en los principales ingresos de la ciudad de Buenos Aires.

Desde este miércoles, la tarifa de los parquímetros en la capital argentina pasa de cuatro pesos (0,25 dólares de EE.UU.) a ocho pesos (0,50 dólares) la hora.

De igual forma, se ha alzado el precio de los peajes, tanto para ingresar en la ciudad como para utilizar las autopistas porteñas, donde las subas alcanzarán el 50 por ciento.

El Gobierno ha convocado a los argentinos a una consulta popular para expresar en Internet durante enero su opinión sobre la medida. “De todos modos, como sucedió con las tarifas de gas y luz, las consultas no son vinculantes”, sostiene el diario local.