El mandatario argentino Mauricio Macri dijo que fue una «coincidencia» que la persona que le hizo la transferencia a Gustavo Arribas resultara la misma que operaba como «cambista» de Odebrecht.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, defendió públicamente a Gustavo Arribas, el número uno de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), por el dinero que le giró un cambista brasileño condenado en la causa Lava Jato.

El mandatario argentino respaldó a Arribas en la primera conferencia de prensa del año y no dudó sobre la inocencia de su amigo, principal argumento por el que ocupa el cargo de jefe de la AFI.

«No entiendo cómo se relaciona Arribas con Odebrecht, ese link todavía yo no lo entendí y mucho menos cómo se relaciona Arribas con Meirelles y con el soterramiento del (tren) Sarmiento, obra que entre septiembre y el siguiente año estuvo parada, o sea, no hubo tal reactivación de la obra», expresó Macri.

El funcionario argentino habría recibido el monto por medio de cinco transferencias del operador brasileño Leonardo Meirelles, quien fue condenado en el marco de la investigación por corrupción en torno a la compañía Odebrecht.